Vida Presente es un proyecto que quiere testimoniar el momento en el que estamos inmersos. Es una obra que muestra lugares compartidos; emociones y sensaciones que resultan ahora más reales que cualquier elucubración que pretenda hacernos entender lo que estamos sintiendo. Desde una lectura eminentemente visual, la obra incide en la narración y en la representación como elementos de comunicación. Mediante tres imágenes independientes, pero superpuestas en su estructura compositiva, el espectador desvelará en diferentes visionados a través de unos filtros de color, tres escenarios distintos de la situación actual relacionados con la crisis sanitaria y social. A través de un filtro rojo podremos ver a un grupo de sanitarios aplaudiendo, símbolo de la lucha contra la enfermedad. La imagen es una composición de diferentes fotos aparecidas en los medios de comunicación del personal médico de Madrid. Desde un filtro de color azul veremos una gran avenida deshabitada, la Gran Vía de Madrid, con un aspecto insólito en su vacío, sumergido en un océano de minas. La imagen que parece aunar todas estas visiones, y que veremos a simple vista sin filtro, representa a una mujer que se eleva por encima de los rascacielos hacia la luz de la superficie, con un testigo en la mano para relevar al futuro.

Isaac Montoya

Junio 2020


Carousel imageCarousel image
Carousel imageCarousel image

LA VIDA ES URGENTE

En apenas unas semanas nuestra realidad ha cambiado. Lo que conocíamos como nuestro mundo es ahora nostalgia y una aspiración. Un microorganismo, cuyo tamaño es la diezmilésima parte de un milímetro (0,0001 mm), ha entrado literalmente en nuestras vidas. Y ha cambiado nuestras costumbres, nuestras rutinas, nuestras relaciones personales, nuestro trabajo, nuestra cultura, nuestro futuro… La nueva normalidad que buscamos es sólo un porcentaje de la normalidad que antes teníamos y que ni siquiera nos gustaba. Sin embargo en medio de esta catástrofe monográfica surgen nuevos espacios de esperanza. Desde lo más profundo la vida resplandece en la superficie, en las cosas más sencillas, las que antes nos hacían felices sin darnos cuenta. La vida es urgente, decía Pau Donés de Jarabe de Palo, La vida es una y ahora, y hay que vivirla a tope. La vida está presente. Es nuestro tiempo, el instante justo para amar, para compartir, para llorar, para contemplar una obra de arte, escuchar una canción, leer un libro… para crear un recuerdo. Y el futuro, es ya más presente que ahora mismo.