Ciudad Universal, 2015-17.

Ciudad Universal es un recorrido vertical de nuestra sociedad, un reflejo del hacinamiento sedimentario de estructuras de contraste social creadas desde las diferencias materiales, luminosas, de estabilidad, de durabilidad, de altura, de hegemonía… Esas estructuras son detectables a simple vista. Muestran el interior vital de sus habitantes como si fueran transparentes. Sus historias, sus inseguridades, sus creencias, sus ideales, sus oportunidades… están escritos en las paredes que los cobijan, como en una arqueología instantánea que nos desvela su realidad, con todos sus matices, sólo con un repaso superficial. Son elementos externos llenos de significado, a fuerza de repetirse por todo el mundo.

En cada ciudad encontramos las mismas estructuras, las mismas huellas, los mismos contrastes. El posicionamiento en altura, la verticalidad social para establecer las diferencias económicas y de poder, siendo fórmulas primitivas, no dejan de ser efectivas también en pleno siglo XXI.

Detrás de cada muro hay un interés de protección. Cada muro lo alza un miedo diferente: el frío, el calor, la inseguridad, la falta de estima, la envidia, la exposición mediática, la ausencia de privacidad… Como en una perversa pirámide de Maslow el mundo construye muros para esconder sus temores, en función del estatus social que se ocupe.



Carousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel image